La extraña mansión

Hace unos días , fuimos a las afueras de la ciudad para ver unos parques industriales que estamos viendo la posibilidad de comprar para realizar grandes proyectos industriales en México que ayudarían en gran medida a la economía nacional al crear empleos y el desarrollar los nuevos teléfonos producidos aquí , lo que les haría los primeros teléfonos celulares  cien porciento mexicanos.

Al termino de nuestro recorrido estratégico fuimos a la casa de uno de nuestros socios quien funcionara exclusivamente como inversionista y quien nos invito a tomar unos buenos licores que recién había traído de Polonia , una especie de aguardiente aunque sofisticada que deja en el paladar un fuerte sabor extrañamente agradable que dura por algunos días.

Nuestro amigo y socio es una persona bastante peculiar y completamente fuera de serie en nuestro tiempo y espacio quien se nutre de los placeres mas intensos de la vida en todas sus facetas , además de ser alguien relativamente nuevo en nuestro país aunque su casa tiene al menos sesenta años , una enorme mansión clásica construida por sus abuelo quien vivió en México por diez financiando muchos de los proyectos del gran Luis Barragán como fue el caso de la construcción y el diseño de las Torres de Satélite.

Tanto mi  amigo como su familia son nativos de la vieja y misteriosa Hungría cuya influencia data a hace varios siglos atrás donde se hicieron un fuerte y prestigioso nombre por la larga y distinguida línea de embajadores quienes sirvieron a reyes y emperadores con gran eficacia y distinción.

Su familia tiene dos divisiones , una en Hungría y la otra en Austria , donde aun fungen en el servicio diplomático y en el financiamiento de grandes proyectos de ingeniería , siendo Franz ( nuestro socio) el primero que se aventura a proyectos meramente industriales ya que es un hombre que , aunque vive en otra dimensión ,  tiene una increíble visión que ha probado ya muchas veces con negocios de construcción exitosos por toda Europa y Rusia.

Nuestro amigo vivió muchos años en Estambul por lo que adopto mucho de la vida de los antiguos turcos otomanos. Tan es así que este excéntrico hombre vive el sueño de muchos hombres.

Esto lo digo debido a que nuestro socio vive con un harem de 15 hermosas mujeres de muchos lugares de oriente quienes vienen y van de acuerdo a su voluntad , sin embargo pude ver que todas ellas son muy felices con este extraño socio ya que el hace las cosas en este sentido bien como lo hacían los viejos sultanes al hacer una verdadera dama en todos los sentidos de cada una de estas hermosas mujeres.

Esto incluye por supuesto una fascinante profundidad  de conversación en todos los temas incluyendo en aquellos en los que ahora mis socios y yo estamos embarcados.

Debo decir que la visita a esa vieja casa fue una experiencia inolvidable donde todos aprendimos mucho de la vida y de nosotros mismos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *